EmpreBask Perú Noticias


23 Junio 2014 - Presentación del documental “Aita” en Perú

aitaEl documental se proyectará el martes 24 a las 19.00h en las Oficinas de ADEX en Lima.

 

 

 

 

 

 

 

 

Aita, es el título de la película del famoso periodista peruano Chema Salcedo. En ella nos narra la historia de su padre, un gudari vasco  exiliado a Perú.  “De niño, mi padre siempre me habló de los días que pasó en el frente vasco de la Guerra Civil. Me contaba sus batallas, los lugares que recorrió, como Eibar, un lugar mágico ya para mí, o Artxanda. O cómo se alistó en el batzoki de San Salvador del Valle, Trapagaran, para ir a la guerra”, explica Chema Salcedo.

Dirección de la presentación de “Aita”:

Oficinas ADEX Lima Avda Javier Prado Este 2875, San Borja.Auditorio 8 piso

9 Febrero de 2014 - Perú, un país lleno de oportunidades para los vascos

aitor_bilbaoAitor Bilbao, emprendedor vizcaíno e impulsor de Emprebask-Perú, considera que en estos tiempos de crisis que nos deprimen combinar sinergias con aquellos países donde nuestros ancestros dejaron su huella porque es una gran oportunidad de relación y de hacer negocio. De hecho, siete empresarios de Euskal Herria se han juntado para enlazar su trabajo con los empresarios de Perú, un país con grandes potenciales económicos. “Se trata de contactar con emprendedores/empresarios descendientes de vascos de la diáspora”, explica a DEIA, Aitor Bilbao. “Es el momento de remar como pueblo. Hasta hace poco el tema primordial era lograr la paz; ahora hay que remontar el vuelo y lograr trabajo, sobre todo para nuestros jóvenes; “no podemos condenar a nuestros chicos y chicas a estar parados; tienen que tener esperanza”.

Desde la humildad Su proyecto, nacido hace poco más de un año “desde la humildad”, persigue aglutinar a los empresarios de origen vasco en Perú. “Cada vez más jóvenes tienen que emigrar a otros países por la crisis económica que nos asola y que no tiene muchos visos de solucionarse de inmediato. Países como Perú nos ofrecen grandes oportunidades, pero los jóvenes que vienen aquí tienen que tener claro que nadie les va a regalar nada; hay que trabajárselo todo y mucho. Esos programas televisivos en los que parece que todo es idílico están muy lejos de la realidad”, dice con buen conocimiento del tema.

Considera Aitor Bilbao, empresario que ha tenido que remontar varios fracasos profesionales, que el vasco es un pueblo emprendedor, noble. “Y eso lo saben en países como Perú donde intentamos abrirnos camino. “Pero la colonia vasca en el país andino no es muy abundante y además funciona de forma bastante desestructurada. Por esto la asignatura pendiente es generar sinergias económicas como pueblo que tiene grandes virtudes en un país donde la palabra de vasco sigue siendo un valor”.

En opinión del empresario Perú es un país que pasa un poco desapercibido, pero crece y está haciendo las cosas bastante bien; su crecimiento del PIB anual es del 5%. “Es un pueblo alegre, a diferencia de lo que está ocurriendo en Euskadi; donde se observa un pesimismo galopante. Allí se respira oportunidades y eso se refleja en sus gentes”, explica Bilbao

En Lima hay 9 millones de habitantes y tiene un gran potencial económico”. Además en todos los aspectos, porque la gastronomía de Perú es deliciosa; la importancia del turismo también es un tema a tener en cuenta. Si lográramos que la gente de origen vasco viniera aquí y viceversa, conseguiríamos una relación que daría frutos sociales-económicos muy importantes”, añade el empresario

“No tenemos que perder los lazos con nuestra gente que emigró en su día por cuestiones políticas o económicas; hay que atraer a los jóvenes a sus raíces para que no las pierdan y que tengan curiosidad por ellas y nos visiten en Euskal Herria”,

En el mundo, añade, hay 8,5 millones de personas con apellidos vascos. “Tenemos que potenciar esto; el valor de ser vasco; lo debemos de activar, sobre todo en estos tiempos de crisis económica”, añade Bilbao, que piensa que estamos en un momento en el que hay que remar al unísono. “Empresarios, emprendedores y trabajadores debemos de actuar conjuntamente. Todos tenemos que hacer autocrítica para reinventarnos y salir adelante de la situación tan dramática en la que nos encontramos”, asevera.

Emprebask-Perú trabaja en la formación de una web, así como en la apertura de una sede en la capital peruana. “Nos gustaría poder ayudar a la gente que llegue al país para que no se encuentre sola. Porque lo que tienen que tener claro los jóvenes que van allí para conseguir un trabajo es que nadie regala duros por pesetas.; hay gente que llega a Perú y se halla del todo desprotegida”, remarca Bilbao, al tiempo que reconoce que su organización, por ahora, “no tiene posibilidad de hacerse cargo de estos jóvenes. Qué más nos gustaría”.

Sin subvenciones La organización que preside es independiente, “no recibimos subvenciones oficiales y tampoco estamos adscritos a ideologías políticas, aunque cada uno tenga la suya”, asevera. “Además, trabajamos con organizaciones locales: esto para nosotros es fundamental. Las empresas con las que contactamos nos dicen qué necesidades tienen y nosotros les explicamos nuestros potencialidades. Se trata de compenetrarnos y que cada país ofrezca al otro sus posibilidades. En Perú se respira oportunidades”, reitera el empresario.

Reconoce que salir al extranjero a hacer tu vida es complicado, sobre todo si no dispones de apoyos en el país de acogida. “Aunque las gentes de Perú son muy amigables es complicado cuando un joven aterriza en el país. Nos encantaría tener una oficina de apoyo, pero no podemos”.

Para ello cuenta con apoyos como la del reputado periodista Txema Salcedo, toda una institución en Perú y un enamorado de la tierra de sus antepasados. “La publicidad que nos hace es impagable. Es un gran embajador de Euskal Herria, de su cultura, su gastronomía. Ojalá tuviéramos muchos como él”, remata Bilbao, aunque tampoco se queja ya que el embajador de Perú tiene también orígenes vascos y eso siempre ayuda. Como empresario por lo que apuesta es por “remar conjuntamente como pueblo” para salir adelante de la crisis en la que estamos inmersos, y “sobre todo de esa especie de desmoralización generalizada que observo”, sentencia.

Y en este remar hacia la esperanza Perú puede ser un buen puerto.

9 Diciembre de 2013 - Viaje por la memoria viva de un gudari

Lunes, 9 de Diciembre de 2013

El reconocido periodista peruano Chema Salcedo con sus anfitriones vascos que han hecho posible que haya visitado y grabado todos los lugares por los que su aita pasó.

gudariLa Arboleda

FRENTE a quienes pretenden que la memoria de la verdad quede enterrada junto a los cuerpos de quienes la defendieron, se alza la palabra y el espíritu de personas como el periodista Chema Salcedo, forzado al exilio a Perú y bienvenido de vuelta a Euskadi, que trae el macuto repleto con los escritos y la memoria de la verdad, pero sobre todo con los recuerdos imborrables de su padre gudari, encarcelado primero, perseguido después y definitivamente exiliado. Para Chema Salcedo la distancia no ha sido sinónimo de olvido y vuelve porque ni olvida ni desea olvidar, sino llevar a la memoria de todos lo que ocurrió a miles de vascos. De Euskadi a Perú, de Perú a Euskadi, en busca de las huellas de la memoria del gudari. Recorrer los caminos y pisar las huellas que marcó su aita es para Chema revivir a la inversa el tránsito forzoso que a muchos vascos les obligaron a realizar.

Con el paso de los años este reconocido periodista peruano se siente más vasco, a pesar de llevar prácticamente toda la vida en el país andino a donde le llevó su aita, gudari del batallón Irrintzi, tras pasar por distintas cárceles una vez concluida la Guerra Civil. “La biografía pesa más con la edad”, sentencia. Su padre, fallecido el pasado año, vivía con él y “ambos éramos hinchas del Athletic de Bilbao”.

Chema Salcedo ha permanecido en Euskadi una semana recorriendo los lugares donde discurrieron los primeros años de su vida, pero sobre todo aquellos por los que pasó su aita, José Salcedo, del Valle de Trapaga, antes de tener que emigra, donde un tío les esperaba con un trabajo para la familia.

de emoción en emoción

En Zorroza-Bilbao, en la casa donde nació

La maratoniana jornada comenzó siendo recibido en el aeropuerto de Loiu por un grupo de vascos conocidos a través de la red, que se han encargado de llevarle por todos los lugares de su infancia y por donde transcurrió la vida de su padre antes del exilio. Su llegada a Loiu no pudo ser más emotiva: una ikurriña y un txistulari dándole la bienvenida. Desde hace 20 no había vuelto a Euskal Herria. “En aquella ocasión vine con mi padre”, recuerda emocionado Chema. Ahora sus amigos le han reunido con los gudaris, como José Moreno de Portugalete o con nietos de los que lucharon con su aita.

El viernes empezó el periplo por su casa de Zorroza-Bilbao (en el callejón del Tránsito, 7), ya desaparecida y donde ahora reside una colonia de gitanos, “preocupados por si reclamaba algo”. Nada más lejos de la realidad. De allí partieron a Eibar después de pasar por Sabin Etxea, donde pudo ver documentos originales de su aita que le hicieron llorar de emoción. Todo esto sin olvidar su encuentro con el escritor Kirmen Uribe.

La historia de primera mano

Memoria del Cinturón de Hierro, en Berango

A primeras horas de la mañana del sábado, Chema y el empresario vasco Aitor Bilbao de Emprebask Perú, que se abre camino con iniciativas en Perú junto al periodista Julio Flor, visitaron el museo Memorial del Cinturón de Hierro (1936-1937) de Berango. Como guía de excepción tuvieron al historiador Guillermo Tabernilla, presidente de la Asociación Sancho de Beurko y al concejal de Cultura de la localidad, que fueron detallando los 250 objetos de este coqueta pinacoteca muy poco conocida para vizcaínos y vascos en general.

Situada a pocos minutos de la mítica línea defensiva que erigiera el Gobierno de Euskadi en 1936-37, el Memorial del Cinturón de Hierro relata, a través de una escenografía clara y moderna, cómo y por qué fue construido, las características de sus fortificaciones y su conquista por las tropas franquistas. Días de intensos combates que decidieron la batalla por Bilbao. Chema no perdía detalle del relato, “porque le recordaba a lo que le había contado su padre”.

Sin olvidar Trapagaran

Al cementerio de La Arboleda

En el barrio de la Escombrera, en Trapagaran (antes San Salvador del Valle), al periodista peruano le queda aún una prima, Itziar, que vive con su familia en un baserri. Hasta allí se desplazó con su comitiva Chema para volver a grabar en su retina la casa donde jugaba de pequeño. También fue obligada la visita al cementerio de La Arboleda, donde yacen los restos de los gudaris de Trapagaran que participaron en el batallón Irrintzi o que eran combatientes con José Salcedo cuando se alistó para defender al Gobierno de la República elegido por la ciudadanía.

Tras la emotiva visita al camposanto, Chema fue recibido por el alcalde de Trapagaran, Xabier Cuéllar, quien le hizo uno de los regalos más entrañables, unas publicaciones ilustradas con fotografías de gudaris del municipio, en las que aparece el aita del periodista.

Aquí no terminaron las sorpresas para el escritor. Hasta Trapagaran se acercaron, algunos desde Gasteiz, los nietos de los gudaris amigos del aita de Chema, del Horno; de Arruabarrena, Heraclio Otaola, Anacleto Nubla, de Iñaki Pedrosa.

El periodista estaba cumpliendo así uno de los mitos de su infancia, recuperar el Valle de Trapaga y otro, rescatar la Guerra Civil. Todos sus encuentros, entrevistas, visitas a los museos… iban grabándose por dos cámaras. “Tuve la suerte de que al morir mi padre, el pasado año, me dejara una especie de diario donde fue plasmando en sus cuartillas todos los avatares de su longeva y azarosa vida. Esto me ha dado pie para realizar este documental y tal vez un libro”, se sincera. “Es un viaje contado por un gudari del batallón Irrintzi que desde la distancia se sentía nacionalista de corazón, como su amona se lo inculcó; que veía ETB y votaba para los de aquí“, se emociona al relatarlo. “Fue tanto el amor a su patria que cuando murió -en diciembre de 2012- había dado orden a la mujer que le cuidaba que tapara su ataúd con una ikurriña. Al no encontrarla la mujer compró las telas y la hizo como homenaje a mi aita. Fue enterrado con su bandera. Cumplimos sus deseos”.

En la villa de Portugalete

Con el gudari José Moreno

Para el documental que está preparando este prestigioso periodista no podía faltar un encuentro en Portugalete con el admirable José Moreno, gudari del 36, que con su memoria privilegiada hizo las delicias de Chema y de todos los que le acompañaban. Moreno les relató de seguro historias de la incívica guerra, que como suele denunciar todavía no han recibido petición de perdón por parte de ninguna autoridad estatal, ni mucho menos por los descendientes de la masacre, que ahora habitan casi todos en el PP.

Antes de partir a Perú

A Donostia y Nafarroa

El lunes, Chema Salcedo lo dedicaría a visitar otros territorios como Donostia y también Ainhoa en Nafarroa. “Un poco de turismo”, porque para el martes, antes de irse el miércoles, tenía previsto entrevistarse con algunos empresarios vascos que conforman Empresbask y que quieren internacionalizar sus empresas. “La marca España es muy negativa para nosotros los vascos, tanto en Perú como en otros países de América Latina; por eso tenemos que aunar esfuerzos y la reputación de Chema Salcedo puede ayudarnos”, remacha Aitor Bilbao.

13 Noviembre 2013 - CHEMA SALCEDO influyente periodista peruano en Bilbao

http://chemasalcedo.com/noticias.html

Miércoles 13 de Noviembre

-16.55 Llegada Aeropuerto Bilbao procedente de Perú.

-7. 30 pm Coordinaciones con equipo de trabajo de Emprebask Perú.

Coordinaciones para las visitas a familiares, amigos. Visita ciudad: breve recorrido de pintxos y chiquitos Casco Viejo.

Jueves 14 de Noviembre 

-9.00 am. Sabino Arana Fundazioa, visita a contactos para utilizar archivos, visita a la Fundación.

-11.00 am. Visita a Zorrotza, Callejón de Tránsito 7. Lugar de su nacimiento y zonas de alrededores.

-3.00 pm. Visita a Begoña, iglesia, cuartel cercano mencionado por su padre en su escrito. Se almuerza en un Txoko. Se baja hacia Bilbao desde la Basílica al Casco Viejo por calzada de Mallona.

-5.00 pm. Recorrido Bilbao al atardecer, calles por las que marcharon gudaris yendo al frente o intentando evitar destrucción puentes y otros.

Viernes 15 de Noviembre

-9.00 am. Visita Eibar, Acondia, monte Illordio y Peña Lemona, lugares de batalla. Entrevista con hijas de gudaris. Miembro de Emprebask Perú apoya con contactos.

-3.00 pm. Visita Ondárroa, conversación con antiguo gudari.

-5.00 pm. Recorrido Bilbao.

Sábado 16 de Noviembre

-9.00 Visita Trapagarán, casa padre, cementerio, funicular, alrededores. Visita Sancho de Beurko. Visita museo Sancho de Beurko.

-12.00 am. Portugalete. Visita a gudari sobreviviente.

-3.00 pm En Txoko reunion familiares y amigos.

-5.00 pm Regreso de Santurce a Bilbao por la ría.

Domingo 17 de Noviembre

-Gernika y Lekeitio. En Lekeitio visita a monjas agustinas que habitaban convento de Eibar. Lectura y filmación de monjas y su diario de tiempos de Guerra.

Lunes 18 de Noviembre (Jaime Vásquez llega de Milán)

-Visita a Donostia/ San Sebastián. Museo San Telmo, parte vieja, paseo de la Concha, funicular y parque de Igeldo.

-Turismo comercial.

Martes 19 de Noviembre

-Reunión con la Dirección de la Comunidad Vasca para el Exterior

-Actividades complementarias por definir,

Miércoles 20 de Noviembre

-Actividades, planificación regreso para filmar

-Salida de Bilbao a Madrid a las 19.50

Archivos Fundación Sabino Arana (Donación del archivo de Gabino Artolozaga, comandante del Irrintzi):

Escrito del padre de José Salcedo Molinuevo

(Trapagarán 12 agosto 1916-Lima, Perú 1 de diciembre de 2012)

Hace tiempo que estaba con la idea de tener el recuerdo de cuánto tiempo estuve en la guerra y en qué frentes, así que voy a dar algunos datos.

Comenzó la guerra y tuve que incorporarme a un batallón. Como se podía afiliar al batallón que se quería, yo me enrolé en el batallón Irrintzi del Partido Nacionalista Vasco. Me presenté en el cuartel que estaba en Lejona. Estuve ocho días en el cuartel y nos fuimos al frente que estaba en Eibar (Guipúzcoa). Se decía que ese cuartel había sido un convento de monjas.

Nos llevaron a un sitio que se llama Acondia para hacer prácticas y días después fuimos al frente, un monte que se llama IIlordo. Nosotros pertenecíamos a una compañía de morteros. En este frente estaba el batallón de infantería del Partido Socialista, donde me encontré con dos amigos. Pasaron unos días y todo estaba tranquilo hasta que una tarde llegaron los aviones a bombardearnos y hubo varios muertos y ya nos hicimos la idea de lo que nos esperaba.

Como pertenecíamos a la compañía de morteros, nos dieron un escudo para poner en la manga del brazo, que decía MAI: Máquinas de Acompañamiento de Infantería. Cuando se podía dormir lo hacíamos en una chabola que tenían los pastores en tiempos de paz, con sus ovejas. Pasábamos los días como se podía hasta que llegó el día trágico en que bombardearon Gernika. Ese día tuvimos que retirarnos con todas las máquinas que teníamos. Nos costó un gran esfuerzo pero había que hacerlo.

Caminamos varias horas hasta que llegamos a Gernika con los pies doloridos. Fue terrible lo que vimos, los muertos que había en el suelo y las casas cómo se derrumbaban. Nos quedamos a un costado hasta que llegaron los autobuses para llevarnos a Bilbao. Llegamos a un cuartel que estaba cerca de la iglesia de Begoña. Nos dieron dos días de descanso así que me fui a mi casa. Volví al cuartel y a la mañana siguiente fuimos al frente de Peña Lemona.

Aquí estábamos muy mal. Casi todos los días nos visitaban los aviones alemanes, hasta que llegó la hora de retirarnos. En la escapada me quedé enganchado con el pantalón en un alambre y tuve que romperlo. Legamos a Usansolo que queda al lado de la pista, donde había muertos y heridos. Me encontré con un amigo al que una bala le había atravesado la mano, y nadie le atendía.

Volvimos al cuartel y al día siguiente fuimos al frente de Larrabezúa en el que había mucha gente. Cuando llegamos comenzó la ofensiva en un monte cerca del pueblo. Nos bombardearon y hubo muchos muertos, entre ellos un chico que era mi vecino. Yo conversaba con el teniente de mi compañía que se apellidaba como yo y era muy buena persona. Una mañana me llamó y me dijo: no te expongas, la guerra está perdida. Y yo le contesté: hace tiempo que lo sabía.

Al día siguiente fuimos a Lezama, un pueblo muy bonito en el que no había nadie. Y después, de vuelta a Bilbao. Ya se puede decir que las tropas rebeldes tenían cercada la ciudad. Pasaron unos días y nos enviaron a cuidar la ciudad porque había rumores de que los de extrema izquierda querían que desaparezcan toda la industria y los puentes.

Cayó la ciudad y nos retiramos para Santander. Llegamos a Castro Urdiales donde había miles de refugiados. Allí entraron las tropas de Franco y todos quedamos prisioneros.